Medio Ambiente y Planeamiento

COMISIÓN SCA
MEDIO AMBIENTE

PRESIDENTE:
Arq Carlos Hernáez

SECRETARIO:
Arq. Federico Valverdi

CONSULTORES:
Lebrero Carlos
Kozak Daniel

MIEMBROS:
Di Véroli Débora
Cornaló Eguía Carlos
Rosenfeld Mijal Dalia
Muñoz Dante
Robles Cesar E.
Olmedo Lucas 

________________

SUBCOMISIÓN SCA
PLANEAMIENTO

PRESIDENTE:
Arq. Graciela Brandariz

SECRETARIO:
Arq. Federico Azubel

MIEMBROS:
Allende Heriberto
Alonso Vidal Martha
Hernaez Carlos
Gasso Rodolfo
García Espil Enrique
Gutierrez Ruzo Guillermo
Rusticucci Diego
Berson Bárbara

 

 

 

NOTICIA

Inundaciones recurrentes



Una sucesión de copiosas lluvias sobre gran parte de la región pampeana en la Provincia de Buenos Aires, y en particular sobre el área metropolitana con el acompañamiento de una fuerte sudestada, condujeron en la última semana de octubre y primera de noviembre a una situación crítica de emergencia poblacional con importante afectación de las actividades económicas en la región urbanizada y en las zonas rurales afectadas.
Lo que en épocas pasadas fuera calificado como un desastre natural se convierte por las sucesivas reiteraciones en un hecho permanente que debe entrar en el calendario de las administraciones locales, provinciales y nacionales, y exige planificar en consecuencia medidas de prevención y contención por parte de las autoridades para evitar las consecuencias de la escalada de estos fenómenos. Los gobiernos son responsables ambientales y deben actuar en forma urgente en materia de adaptación y mitigación del cambio climático. Esto solo será posible con la prevención y la aplicación de medidas anticipatorias por los gobiernos de las jurisdicciones afectadas.
La acción antrópica sobre el territorio ha desvirtuado el carácter natural de los eventos meteorológicos transformándolos en factores de riesgo que ya no es posible ignorar, máxime cuando nos encontramos en plena etapa de cambio climático. Ahora los frágiles ecosistemas de los humedales se ven transformados y los ríos buscan nuevas formas de resolver sus crecientes. La ocupación de las planicies y valles de inundación de los ríos con viviendas y actividades de todo tipo obliga a evacuaciones forzosas ante las crecidas, con los perjuicios y las pérdidas cuantiosas que esto implica.
Estamos en el siglo de las grandes ciudades, aglomerados urbanos que devoran mucho territorio y crecen más allá de sus posibilidades de mantenimiento. La codicia por la tierra y la ocupación desmedida del suelo que se urbaniza altera los sistemas naturales de escurrimiento e impermeabiliza las superficies. Esto es muy evidente en las urbanizaciones construidas en áreas críticas, como las de la zona norte de Buenos Aires cuyos niveles se han levantado por encima de los terrenos circundantes.
El cambio climático afecta a todo el país generando intensas lluvias en algunas áreas y sequias en otras. Está probado que los glaciares y los campos de hielo en los Andes extratropicales de la Argentina se enfrentan a retrocesos significativos, y que esto afecta el abastecimiento de ríos y la consiguiente disponibilidad de agua dulce en zonas áridas altamente dependientes de estos cursos de agua.
Es necesario generar una fuerte inversión en obras hídricas destinadas a la construcción de reservorios para agua de lluvia, aumento de las superficies absorbentes, limpieza de las alcantarillas y desagües rurales y urbanos, mantenimiento de las costas y cauces de los arroyos y ríos de la región, construcción de aliviadores para los cursos que no desaguan en forma adecuada. Habrá que desarrollar un plan de monitoreo constante y medición de las cuencas, diseñar planes de contingencia y alerta para poder afrontar situaciones de emergencia climática, que son todas medidas posibles de establecer con una planificación precautoria.
Las viviendas y actividades ubicadas en terrenos bajos deberán ser relocalizadas, con la participación de los afectados a quienes se deberá atender en sus reclamos.
Necesitamos políticas que protejan a las poblaciones y sus recursos de los impactos del cambio climático.

Publicado: