MARQ

MARQ. Museo de Arquitectura y Diseño
Av. del Libertador 999 (esquina Av. Callao), Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4800-1888
Horarios: martes a domingos de 13 a 20 hs.
museo@socearq.org

FUNDADOR
Arq. Julio Keselman

DIRECTOR
Arq. Martin Marcos

COMITÉ ASESOR
Arq. Marta García Falcó
Lic. Guiomar de Urgell
Arq. Inés Messore
Arq. Julio Valentino
Arq. Valeria Del Puerto
Arq. Alberto Bellucci

Facebook del MARQ.

www.arqi.com.ar

 

 

PROYECTO Nº 2350/RPC/2014
PLATAFORMA WEB Y GUÍA DIGITAL DE ARQUITECTURA MARQ.

PROYECTO Nº 2059/RPC/ 2014
RESTAURACIÓN, PUESTA EN VALOR DE FACHADAS Y ASCENSOR DEL MARQ.

NOTICIA

Guía MARQ. de Arquitectura de Buenos Aires: Iglesia de la Merced



Desde el MARQ estamos construyendo la “Guía Digital del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico” de la ciudad de Buenos Aires y elegimos, en está primera etapa, los 50 ejemplos que consideramos no puede dejar de visitar, aquel que quiera conocer la arquitectura más valiosa de esta ciudad. Queremos saber tu opinión y que nos ayudes a conformar ese listado.

Hoy te proponemos:

Obra: Basílica de Nuestra Señora de la Merced y Convento Grande de San Ramón Nonato

Autor/es: Blanqui, Giovanni Andrea; Prímoli, Juan Bautista (circa 1721); Buschiazzo, Juan A. (1900-1905); Andrés Millé (1954)

Año/s: 1721

Ubicación: Reconquista 207. San Nicolás, Ciudad de Buenos Aires
La historia de la iglesia y el convento de los padres mercedarios se remonta a los orígenes de la ciudad. En sus inicios estuvo conformado por precarias construcciones hasta que a comienzos del siglo XVIII arribaron a Buenos Aires los reconocidos hermanos coadjutores jesuitas Giovanni Andrea Blanqui (o Bianchi) y Juan Bautista Prímoli. Estos profesionales intervinieron en la realización de las nuevas obras de las iglesias porteñas, como también en otras de la región de Córdoba y en las reducciones jesuíticas del noreste.
Situada en la esquina de Reconquista y Perón, la iglesia de Nuestra Señora de la Merced posee el distintivo atrio de esquina, mirando hacia la Plaza de Mayo, típico de las iglesias coloniales porteñas. Su resolución tiene características particulares ya que a pesar de que se compone de una única nave “salón”, es de mayores dimensiones que otras de la misma tipología. Se destaca también, por su notable resolución espacial debido a la amplitud de sus capillas y hornacinas. La fachada, de rasgos italianizantes, tiene una única torre. Aunque a comienzos del siglo XX ha tenido algunas modificaciones, el edificio conserva las líneas principales y el juego de los distintos planos que poseía el original.
Si bien en las obras en las que participó Blanqui es posible reconocer la utilización de resoluciones formales tomadas del libro de Sebastiano Serlio, en la singularidad de esta obra se aparta de aquel esquema inspirado en las fachadas eclesiásticas de Leone B. Alberti, rematando el conjunto con un frontis curvo.
A fines del siglo XVIII, se fue consolidando en el convento la estructura claustral, cerrando el cuadro del patio principal que aún sobrevive. Durante los siglos XIX y XX se redujo la superficie que ocupaba el conjunto colonial, ya que se fueron loteando algunos sectores donde estaban situadas las construcciones más precarias. A la estructura claustral del período colonial se le agregó un segundo piso sobre la calle Reconquista y sobre el ala norte, que fueron adaptados para albergar diversos programas arquitectónicos, especialmente a partir de 1823 cuando dejó de pertenecer a la comunidad religiosa por la Ley de Reforma del Clero.
A comienzos del siglo pasado, el arquitecto Juan A. Buschiazzo realizó una serie de modificaciones, entre las que se cuentan la inclusión del relieve ubicado en el tímpano de la fachada, el rosetón central, se cegaron los nichos originales del orden inferior y se colocaron esculturas en los del piso alto. En el frontis Buschiazzo incorpora un grupo escultórico que alude a un hecho histórico clave en la lucha por la liberación del imperio español. En ese trabajo se ve a Manuel Belgrano ofrendando a la Virgen de la Merced el bastón de mando del ejército del Norte, que él comandaba, antes de la victoria en la batalla de Tucumán. El resultado del combate convirtió el triunfo en milagro y desde entonces Nuestra Señora de la Merced es patrona y generala de nuestro ejército.
En 1942 la iglesia fue declarada Monumento Histórico Nacional, y con la dirección del arquitecto Andrés Millé, restaurador también de la iglesia del Pilar, el nártex de La Merced fue reconstruido en su estado original, rescatando así un lenguaje más próximo a la sobria arquitectura colonial.
En la actualidad el edificio de la iglesia depende del clero secular y desde 1963, el convento ha sido restituido a la orden mercedaria.

Estado de conservación: Bueno.

Cómo se llega: Colectivos: 4, 6, 7, 8, 20, 22, 23, 24, 26, 28, 29, 33, 50, 56, 61, 62, 64, 74, 86, 91, 99, 105, 109, 111, 126, 129, 130, 140, 143, 146, 152, 159, 180, 195.

Condiciones de Visita: Acceso público. La iglesia en horarios de misa. El convento de 10.00 a 18.00 hs.

Tips: Se puede ingresar al patio del convento donde funcionan bares y restoranes. Está ubicada en un área que cuenta con muy interesantes obras de arquitectura de comienzos del siglo XX. A una cuadra – hacia la Plaza de Mayo- se encuentra el Banco de Londres (hoy Banco Hipotecario), una de las obras más importantes del arquitecto Clorindo Testa, asociado a SEPRA.

Contribución: Textos: Mirás, Marta. Fotografías: Palmadessa, Ricardo y GCBA.

La “Guía Digital MARQ-SCA del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la ciudad de Buenos Aires” ha merecido el apoyo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a través de su Programa de Mecenazgo Cultural.

Publicado: