MARQ

MARQ. Museo de Arquitectura y Diseño
Av. del Libertador 999 (esquina Av. Callao), Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4800-1888
Horarios: martes a domingos de 13 a 20 hs.
museo@socearq.org

FUNDADOR
Arq. Julio Keselman

DIRECTOR
Arq. Martin Marcos

COMITÉ ASESOR
Arq. Marta García Falcó
Lic. Guiomar de Urgell
Arq. Inés Messore
Arq. Julio Valentino
Arq. Valeria Del Puerto
Arq. Alberto Bellucci

Facebook del MARQ.

www.arqi.com.ar

 

 

PROYECTO Nº 2350/RPC/2014
PLATAFORMA WEB Y GUÍA DIGITAL DE ARQUITECTURA MARQ.

PROYECTO Nº 2059/RPC/ 2014
RESTAURACIÓN, PUESTA EN VALOR DE FACHADAS Y ASCENSOR DEL MARQ.

NOTICIA

Eduardo Cervera: “Acuarelas”



Límpidas y hábiles acuarelas de Eduardo J. Cervera. De formación arquitecto, nos propone mundos ilusorios (sugestivamente europeos), en los que grupos de personas, en terrazas, playas y en ferias callejeras de antigüedades, se agrupan como ramos de flores. Estos están esparcidos sobre fondos arquitectónicos, con pinceladas simples y fluidas (en trazos verticales de grises y violetas). Muchos de los detalles en primer plano están ligeramente delineados, dejando que el papel blanco cree una especie de filigrana entre los grupos centrales.
Buenos Aires, Galería Wildenstein, 1978. Diario Buenos Aires Herald

Un juego de construcciones está siempre presente en la obra de Cervera, ya sea cuando propone situaciones urbanas, donde agujas y torres se esfuman sobre cielos clarísimos y luminosos o cuando reinventa el horizonte de la pampa, concebido como un tajo un artista neo-abstracto. En el ámbito de este contexto casi conceptual, Cervera ama colocar siempre un elemento catalizador; por ejemplo la rueda de una bicicleta o de una carretilla carretilla… que enriquecen con su
presencia el primer plano con colores brillantes que “sobresalen” en un escenario mayormente
grisáceo.
Génova, Galeria Boccadasse, 1979. Diario Corriere Mercantile.

Gran artista Eduardo Cervera. Gran taumaturgo de visiones a media fantasmales, a medias ciertas, que se entretejen para dar como resultado cuadros preciosos, que despiertan el elogio más firme pero también vagas pero ubicables sensaciones de cariño, ya que a una obra de arte no es suficiente, a veces, con valorarla sino que hay, también, que quererla.
Buenos Aires, Galería Wildenstein, 1984. Diario El Cronista Comercial

Cervera tiene de los maestros antiguos la ligereza del trazo –una de las leyes primeras de la acuarela-, tiene la liviandad necesaria y la soltura de pulsión correspondiente. Sus paisajes son muy líricos, muy sensibles, no sólo muestran sino que enseñan los lugares por los que transcurre la vida. Un árbol es un árbol, pero lo mismo que el cielo único es infinito. Esto es lo que parece haber descubierto Cervera, quien con agua, color y la maravilla del dominio técnico nos deja ver la realidad y el espejismo de la vida…
Buenos Aires, Galería Wildenstein, 1986. Diario La Prensa

Cervera persiste en su propósito de no eludir dificulta¬des y desiste de abonarse a la facilidad del óleo para re¬forzar sus impresiones con los efectos de sus posibles luminosidades constructivas. Aquí vuelve a solazarse con las atmósferas grises, hasta opacadas, para situar en ellas esa dosis de sugerencias que sus mismos temas portuarios le ofrecen. A veces, a lo lejos se perfila una ciudad en edificios sorprendidos frontalmente, como clausurados a toda curiosidad de vida.
Buenos Aires, Galería Wildenstein, 1990. Diario El Economista.

Cervera crea atmósferas muy sutiles, valiéndose generalmente de una materia ligera de agua y color. La mirada es poética, hecha de tenues resonancias y pequeños matices capaces de atraer al contemplador con recursos estrictamente plásticos. Todo está dicho sin estridencias, en voz queda, casi volátil, al límite de una desmaterialización extrema. En medio de tanta estridencia expresiva –que cae, a veces inevitablemente, en el vacío de la forma- su mirada se hace sentir y adquiere una fuerte presencia…
Buenos Aires, Galería Suipacha, 1991. Diario Clarín

Publicado: