Empresas

Contacto: gerencia@socearq.org

 

NOTICIA

“Arquitectura y movilidad sustentable”, en la séptima edición del Ciclo de Mesas Redondas SCA – HUNTER DOUGLAS



El “Ciclo de Mesas Redondas SCA-HUNTER DOUGLAS” en su séptimo encuentro tuvo como objetivo reflexionar sobre “Arquitectura y movilidad sustentable“. Participaron destacados actores de la cadena de valor de la arquitectura y el urbanismo en relación al transporte terrestre y aéreo, desde una visión sustentable y abarcando la problemática del Área Metropolitana de Buenos Aires. Los panelistas fueron autoridades públicas e institucionales, como la Ing. Eva Jokanovich -Directora General de Tránsito y Transporte de GCBA-, el Arq. Daniel Quinteiro -Revisor de Arquitectura en la Dirección de Obras de Subterráneos de Buenos Aires-, empresarios del transporte comitentes como la Arq. Maria Julia Poratelli -Dirección de Infraestructura de Aeropuertos Argentina 2000-. Como formadores de opinión estuvieron presentes los arquitectos Carlos Lebrero -urbanista y ex presidente de SCA-, Heriberto Allende -urbanista-, Luis Grossman -Ex Director del Casco Histórico de GCBA y periodista- y Emiliano Espasandin -Master en Arquitectura & Urbanismo de SCI-Arc de EEUU, Director de Palo Arquitectura Urbana y periodista-. En representación de los estudios y empresas de construcción abocadas a la temática participaron el Ing. Luis Perri -socio de Constructora Obras & Sistemas y representante del Consejo Profesional de Ingeniería Civil CPIC- y los arquitectos Damián Vinson -socio del Estudio MSGSSS-, Jerónimo Mariani -socio del Estudio Mariani-Pérez Maraviglia- y en representación de la empresa HunterDouglas estuvieron el Ing. Pablo Caputo -Gerente de la División Productos para la Arquitectura- y la Arq. María Lambach –Gerente de Proyectos-.

Pablo Caputo:“Esta iniciativa de reunir junto con la SCA a los especialistas en movilidad en esta mesa redonda, se origina en la responsabilidad de HunterDouglas como empresa industrial de escuchar a los que más saben, como lo hacemos a nivel mundial, en obras vinculadas a la movilidad urbana -aeropuertos, subtes, metrobuses-. De esta forma procuramos desarrollar productos sustentables, en el momento adecuado de cada mercado, con una arquitectura de calidad y en función de las necesidades de la sociedad”.

Ing. Eva Jokanovich: “El desafío desde la gestión pública comienza con la pregunta ¿cómo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de la movilidad? Las políticas que implementamos en Buenos Aires están alineadas a las visiones a nivel mundial, que buscan contrarrestar el crecimiento del uso del auto particular, impulsando los transportes públicos y no motorizados. Debemos participar en la expansión urbana global, mejorando la accesibilidad no sólo desde el punto de vista de la infraestructura sino también del tiempo de viaje. Nuestra principal línea de acción es lograr una mejor convivencia urbana. La Secretaria de Transporte del GCBA ha creado la Subsecretaría de Movilidad Sustentable que procura promover seguridad vial, por ejemplo, mediante la implementación de aplicativos móviles que nos ayuden a trasladarnos”.

Arq. Heriberto Allende: “En los últimos 60 años vivimos un traslado sorprendente de la población rural hacia las urbes, generando uno de los grandes problemas de las ciudades. Ese crecimiento demográfico explosivo de habitantes es paralelo al de los automóviles, potenciando la contaminación ambiental, que en un 70% proviene de las ciudades. Si bien las tecnologías de los motores han logrado grandes avances, sobre todo con la incorporación de automóviles eléctricos no contaminantes, aún existen dos cuestiones por resolver: la congestión del tránsito y la convivencia del auto y el peatón”.

Arq. Luis Grossman: “Pronostico que dentro de 20 años hablaremos del automóvil como un artefacto que ha desaparecido. Citaría como ejemplo de ciudades habitables y prácticamente sin autos a Copenhague y Singapur. Mi experiencia de 8 años en la dirección del Casco Histórico me hace pensar que se vive mejor en una ciudad con menos autos, y que es posible lograrlo en Buenos Aires. Tenemos el enorme privilegio de vivir en una ciudad plana y de tierra fácilmente excavable, ideal para subterráneos. Además, apoyo un recurso con formidables resultados en otras ciudades del mundo: el Monoriel, ya implementado en Sidney, donde permite disfrutar del paisaje a una cierta altura y no contamina. En general los arquitectos y urbanistas hemos pasado de diseñar ciudades convencionales para la gente, a ciudades para autos. Los invito a reflexionar sobre qué ciudad proyectaremos cuando en un futuro no haya tantos autos”.

Arq. Carlos Lebrero: “Hoy estamos en una situación conflictiva dentro de Buenos Aires ya que no hemos seguido una visión razonable en la planificación regional. Hubo un esfuerzo por pensar la ciudad en su totalidad pero no se ha logrado, como el de los grandes movimientos regionales y especialmente el atravesamiento de la ciudad de Buenos Aires. Es importante destacar además del problema automotor y de la necesidad de trasladarnos mejor, que el trasporte de carga dentro de la ciudad afecta visiblemente al tránsito y a la movilidad. El tema portuario no está suficientemente estudiado o manejado por el interés público, sino que prima el interés de los actores que participan en la actividad portuaria -navieras, exportadores, etc.-. Pareciera que los problemas de subdesarrollo se deben a nunca terminar de resolver las cuestiones que abordamos. Con respecto a las líneas actuales que se están trazando sobre estos temas, creo que en muchos casos los problemas ambientales no están siendo contemplados, y esto involucra además los factores sociales y económicos.”

Arq Maria Julia Poratelli: “Respecto del trasporte aéreo y la ciudad, podemos ahondar en su vinculación con la accesibilidad a los aeropuertos. Los argentinos estamos mal acostumbrados a la comodidad del auto. Considero que deberían incorporarse ciertas medidas y beneficios para reducir la cantidad de autos, como por ejemplo un carril rápido para aquellos vehículos en los que viaja más de una persona, así como generar un mejor sistema de transporte público. Ezeiza tiene un sólo acceso, por lo que en el masterplan que propone AA2000 buscamos impulsar un nuevo acceso en los próximos años. Con el estudio MSGSSS hemos desarrollado una propuesta a mediano plazo, que implicaría utilizar parte de las redes ya existentes con pequeñas extensiones de Constitución a Ezeiza por tren. Además del aspecto vehicular, desde los aeropuertos tenemos el plano de la edificación y la implementación de componentes de sustentabilidad. En AA2000 contemplamos diariamente los desafíos sustentables. Podemos destacar el Aeropuerto de Galápagos, que cuenta con certificación LEED Gold y dispone de instalación de molinos, células fotovoltáicas, un diseño de arquitectura que incorpora todos los puntos de luz natural, control solar de fachadas, tratamiento de desechos, entre otros. En líneas generales, en todos nuestros aeropuertos nos enfocamos cada año más en generar ahorros y eficiencia de energía”.

Arq. Damian Vinson: “Una de mis preocupaciones en la actualidad vinculada a la movilidad es la valoración del tiempo del ser humano: Un transcurrir que debe ser una situación agradable, tanto para el recorrido como para las esperas. Cuando en la ciudad de Buenos Aires se pensó con grandeza en el futuro de las personas, se concibieron espacios urbanos bellos como la zona de los bosques de Palermo. En los aeropuertos es responsabilidad de los arquitectos repensar especialmente cómo tratar a la gente en su condición de habitar y transitar. Preguntarnos qué sucede con su tiempo como variable clave del espacio y qué lugares de valor se agregan para lograr una experiencia de recorrido. Una variable importante es la ecuación de la luz natural y su relación con el vidrio, con sus efectos de deslumbramiento, sensación de confort climático y ahorro energético. La nueva generación de vidriado tiende a una altísima selectividad, pero siempre existe el planteamiento ¿Podemos exigirle tanto al vidrio? Creo que es necesario pedirle más al parasol.”

Pablo Caputo: “El vidrio ha evolucionado enormemente pero para disfrutar realmente de la luz natural, debe estar de manera regulada, en función de lo térmico y energético. Por ello al mismo tiempo han avanzando las tecnologías de parasoles, doble piel, fachada ventilada, dependiendo de geografías y proyectos. Por ejemplo, hoy contamos con parasoles móviles, que permiten cierta inclinación para que entre la luz, no sólo por estaciones, sino contemplando incluso diferentes horarios del día. Respecto de la eficiencia energética, podemos hablar de un 30% de ahorro en inversión inicial en equipos y operaciones, si se incluyen parasoles en el lugar que corresponde -contemplando su ubicación y zona geográfica-.”

Arq. Maria Lambach: “Buscamos mejorar nuestros productos y adaptarlos a los nuevos programas. Nuestra responsabilidad como empresa industrial es que los arquitectos dispongan del producto que necesitan en términos de la ecuación proyectual estética, de calidad de habitat, de eficiencia energética en la fabricación, en la aplicación y en la operación.”

Arq Daniel Quinteiro: “El subterráneo de Buenos Aires cambió mucho a partir de la línea D, las estaciones comenzaron a tener una espacialidad diferente y dejaron de ser prolongaciones de los túneles. Por ejemplo, se incorporaron balconeos y losas intermedias. Además estamos trabajando en la llegada de luz natural al subte, si bien es muy difícil ya que generalmente las líneas corren por avenidas. Ahora se va a incorporar en la Estación Facultad de Derecho un sistema de lucarnas, como el desarrollado en Parque Patricios. Buscamos convertir la estadía bajo tierra en algo más placentero. A nivel país siempre nos han faltado políticas de Estado, lamentablemente al cambiar los gobiernos las ideas se desechan y comienzan nuevas. Considero que el uso del automóvil se incrementa cada vez más dado que no hubo una política en materia de transporte público de mantenerlo y que fuera eficiente. La empresa busca expandir la red y especialmente avanzar en el desarrollo de línea F, para desalentar la llegada de vehículos a la ciudad.”

Ing. Luis Perri: “La dinámica de los proyectos de construcción urbana podría definirse con tres círculos que se superponen en un núcleo: la variable de costo-beneficio, posteriormente se agregó el enfoque social, y luego apareció un tercer aspecto que es el ecológico. El área común de los tres círculos es la sustentabilidad, que implica la existencia de equipos multidisciplinarios y analizar un proyecto antes que salga a la calle, para conocer los pro y los contra que pueda tener. Todas las problemáticas que abordamos son variables en el tiempo, por diversas razones ecológicas, económicas, sociales, y eso hace que haya que planificar en escenarios cambiantes. Aplaudo la visión de planeamiento estratégico de nuestros antepasados, que desafiaron las reglas y lo preestablecido para soñar el desarrollo de una gran ciudad. Desde la visión del Consejo Profesional de Ingeniería Civil -CPIC-, del cual soy presidente honorario, voy a destacar un punto negativo y otro positivo. Como negativo: la demora en la construcción de la autopista ribereña que se está empezando a concretar 30 años tarde. Positiva: la Argentina tiene profesionales capacitados para adaptar soluciones sustentables y generar un cambio efectivo y bien proyectado al futuro”.

Arq Jerónimo Mariani: “Fui asesor urbano del Banco Interamericano de Desarrollo para un proyecto de ciudades sostenibles de Mar del Plata, muy vinculado con el transporte. Aunque a priori creíamos que nuestra ciudad balnearia tenía problemáticas muy particulares, descubrimos que eran bastantes comunes y generales. Los planes maestros de desarrollo de las ciudades sostenibles en el mundo demuestran que es necesario desalentar el crecimiento espontáneo y extendido de baja densidad,ya que es difícil de abastecer. Debe fomentarse el crecimiento planificado de alta densidad y un buen trasporte público”.

Arq Emiliano Espasandin: “Destaco algunos temas que hoy hemos hablado. Considero que el auto va perdiendo cada vez más protagonismo en la ciudad. Es clave como urbanistas pensar en una planificación basada en la persona, con sus vivencias de los espacios públicos, sus recorridos a nivel peatón y en su trasporte. Esta valorización fue pensada correctamente hace cien años, cuando se planeó una ciudad de calidad para millones, tanto en su infraestructura como en su estructura. Debemos continuar esa visión de grandeza de Buenos Aires”.

Publicado:
powered by Stero market