Institucional

SEDE CENTRAL
Montevideo 938, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4813-2375 4812-3644/5856
contacto@socearq.org

Horarios:
Biblioteca de lunes  viernes de 13 a 20 hs.
Servicio de fotocopias de 13:30 a 19:30 hs.
Socios de 14 a 21 hs.
Clientes y proveedores de 14 a 21hs.
Secretaría de 12 a 20 hs.
Cursos de 10 a 20hs.

CISCA (Centro de Informática de la SCA) de 9:30 a 19:30 hs.

MARQ. Museo de Arquitectura y Diseño
Av. del Libertador 999 (esquina Av. Callao), Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4800-1888
Horarios: de martes a domingos de 14 a 20 hs.
museo@socearq.org

NOTICIA

El Arq. Jorge Gazaneo cumple 90

1988 02 28  Entrevista al Arq Jorge O Gazaneo (1)

El 3 de noviembre , el Arq. Jorge Gazaneo cumplió 90 años.
Recordado y reconocido profesor de cientos de profesionales, Gazaneo sigue en plena actividad.

Para recordar su trayectoria, el Arq. Gustavo Brandariz ha elaborado la reseña que a continuación publicamos, y que se ilustra con unja entrevista aparecida en La Nación en 1988..

El arquitecto Jorge O. Gazaneo nació en Buenos Aires el 3 de noviembre de 1928. Cursó sus estudios primarios en Barrow-in-Furness, Inglaterra, el lugar de los grandes astilleros navales del Reino Unido en donde residió con su familia con motivo del alto cargo profesional que ocupó por entonces su padre como miembro de la Comisión Naval Argentina.

De regreso a su país, realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires de donde egresó como bachiller en 1949, habiendo sido alumno de profesores de la talla del filósofo Vicente Fatone.

Ingresa en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires en 1950, graduándose como arquitecto el 5 de agosto de 1955, habiendo sido alumno de profesores de la relevancia de Alberto Dodds, Alfredo C. Casares y Mario J. Buschiazzo.

Arquitecto y Profesor de Grado

En 1955 ingresó al Estudio del arquitecto Amancio Williams y posteriormente estableció su propia organización con la arquitecta Mabel M. Scarone, realizando numerosas obras de valor disciplinar, como el nuevo y vasto edificio del Colegio Cardenal Newman, en La Horqueta.

En 1954, antes de graduarse, ya había iniciado su labor docente, que continúa en la actualidad. Fue inicialmente ayudante alumno en la asignatura Geometría Descriptiva, a cargo del Profesor Arq. Alberto Dodds, materia coherente con su gran vocación técnica despertada en Inglaterra, en donde no sólo adquirió sus primeras noticias acerca del influjo social del industrialismo maquinista, sino que tomó conocimiento directo de la técnica más avanzada en el ámbito de las bases navales y astilleros en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

Posteriormente, definió el rumbo de su docencia en dos campos disciplinares, hasta entonces separados y que en la concepción de sus maestros directos tenían una necesaria convergencia: Diseño e Historia de la Arquitectura.

En el área del Diseño Arquitectónico, fue su maestro el Arq. Alfredo C. Casares -más tarde Decano y también Presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes-, profesor destacado por la modernidad pedagógica de su enseñanza, claramente inscripta en las ideas de Gropius y de la Bauhaus, en un tiempo en que el medio académico argentino era aún antiguo. Ya en 1957 era Jefe de Trabajos Prácticos en la Cátedra Casares, y en 1971 fue Profesor Adjunto en la Cátedra del Arq. Eduardo Ellis, continuando su labor en la Cátedra de la Arq. Mabel Scarone hasta 1980.

En el área de Historia de la Arquitectura, en 1956 ya era Jefe de Trabajos Prácticos en la Cátedra del Arq. Mario J. Buschiazzo -el restaurador del Cabildo, la Casa de Tucumán y muchos otros monumentos históricos-, en 1959 ascendió a Profesor Titular Interino y en 1962 fue nombrado Profesor Titular Ordinario al ganar el concurso de oposición y antecedentes respectivo siendo sus jurados el Dr. José Luis Romero y los arquitectos Mario J. Buschiazzo y Francisco Bullrich. Continuó al frente de su Cátedra, ya como Profesor Titular Consulto desde 1995 hasta el año 2001, con la sola excepción de los años 1973 y 1974 en que fue suspendido arbitrariamente en sus funciones por motivos políticos, siendo restituido luego en sus cargos. En 2010 el Arq. Jorge O. Gazaneo fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires.

Como profesor de Historia de la Arquitectura, fue un docente realmente notable, muy apreciado por sus alumnos. Heredero de una tradición pedagógica innovadora nacida en la Bauhaus, además de su natural vocación por la enseñanza y su estimación por los estudiantes, Gazaneo aplicó a sus clases técnicas visuales derivadas del cine, utilizando su rico material didáctico en diapositivas como fotogramas de una “visión serial” inspirada en la “cuarta dimensión einsteiniana”, es decir, llevando en forma secuencial a los estudiantes por dentro de los edificios, como una “promenade architecturale”, tal como los diseñaba Le Corbusier. De este modo, la enseñanza de la Historia de la Arquitectura dejaba de ser un monólogo descriptivo y pasaba a ser un hábito comunicacional mucho más cercano a los propios de la disciplina proyectual. Al mismo tiempo, Gazaneo innovó en las ejercitaciones prácticas, formulándolas como casos de estudio que involucraban la atención, el razonamiento, la comprensión y la creación propios del estudiante, aplicando principios muy modernos de educación activa.

En la Facultad de Arquitectura, además, el arquitecto Gazaneo integró numerosas comisiones, en especial referentes a las cuestiones del Plan de Estudios, y en 1962 fue nombrado Secretario Académico de la Facultad, siendo Decano Casares.

En el ámbito universitario, no sólo ha desempeñado uno por uno todos los cargos docentes, desde ayudante de cátedra hasta Profesor Titular, luego Consulto y actualmente Emérito, sino que también se ha desempeñado como profesor en dos universidades nacionales -Buenos Aires y La Plata-, ha sido profesor visitante en muchas de las más importantes universidades argentinas, americanas, europeas y asiáticas y mantiene su docencia a nivel posgrado después de más de 60 años de actividad.

Al recuperarse la democracia en Argentina, en 1983, el Rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Dr. Horacio Sanguinetti, invitó a Gazaneo a incorporarse al claustro de profesores de su Alma Mater en los estudios secundarios.

Investigador
 En 1956, a instancias del Arq. Mario J. Buschiazzo, inició su labor como Investigador, en el ámbito del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

Lejos de la tendencia predominante entre los historiadores a estudiar exclusivamente los edificios coloniales, Gazaneo fue un pionero en los estudios de la historia de la arquitectura contemporánea. Publicó su primer libro a los 28 años de edad, en 1956, conjuntamente con la Arq. Mabel Scarone, dedicado a la obra de Eduardo Catalano. Su segundo libro, de 1959, también en coautoría, estuvo dedicado a Lucio Costa -el urbanista de Brasilia-. En ambos casos, editados por el Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, constituyeron los primeros trabajos acerca de la obra de dos grandes arquitectos de la segunda generación de la Arquitectura Moderna -uno argentino residente en Estados Unidos y el otro brasileño-, y son textos de citación necesaria en la actualidad, más de medio siglo después.

A partir de 1965, después de varios años de investigación de campo, y aprovechando conocimientos adquiridos en el Reino Unido y en Estados Unidos, Gazaneo y Scarone publicaron tres libros fundamentales sobre un nuevo tema incorporado ahora a la historia de la arquitectura argentina: la arquitectura de la producción rural. En 1965 el Instituto de Arte Americano publicó, de su autoría, “Tres asentamientos rurales”, estudio llevado a cabo con métodos de investigación académica muy modernos, acerca de tres casos característicos de establecimientos rurales productivos. Y en ese mismo año 1965 y en 1969, la Academia Nacional de Bellas Artes, en la colección Documentos de arte argentino, publicó sus dos tomos dedicados a “Estancias”, con apoyo del INTA en la investigación previa.

En 1966 y 1967, también aprovechando conocimientos adquiridos en el Reino Unido y en Estados Unidos, Gazaneo y Scarone publicaron dos tomos editados por el Instituto de Arte Americano, titulados “Arquitectura de la Revolución Industrial” y “Revolución Industrial y equipamiento urbano”, que fueron el segundo y el tercero de los libros publicados en todo el mundo sobre la temática, según lo señaló el propio James Maude Richards, historiador británico de la arquitectura y autor del primero de los libros sobre el tema.

En conjunto, estos cinco libros fundamentales, fueron claves para redirigir los estudios histórico-arquitectónicos, ampliando el campo de investigación de lo meramente inscripto como “bellas artes” hacia tópicos mucho más relacionados con el mundo moderno productivo, al cual la Arquitectura, como disciplina, ha de dar también respuestas creativas, eficientes y tecnológicamente acertadas.

En 1970, al fallecer el arq. Mario J. Buschiazzo, con quien Gazaneo colaborara desde 1956 en investigaciones, sucedió a su maestro en el cargo de Director del Instituto de Arte Americano de la Universidad de Buenos Aires, dirección que ejerció durante más de una década.

Sus investigaciones tuvieron tempranamente una faceta inusual en nuestro medio hasta entonces: los frecuentes viajes de estudios al exterior. En 1959 realizó una primera investigación en Brasil, en contacto con los arquitectos Lucio Costa, Oscar Niemeyer, Paulo Santos y Melo Franco de Andrade. En 1962 realizó investigaciones de campo en Inglaterra, Países Bajos, Francia, Alemania e Italia.

En 1964 obtuvo una importante beca de la Fundación Rockefeller, que le permitió recorrer extensamente los Estados Unidos, analizando su arquitectura moderna, rural e industrial, con el asesoramiento de Walter Gropius y Reginal Isaacs en Harvard University, de Louis Kahn en la University of Pennsylvania, de Alfred J. Gray -en referencia a la Tennesse Valley Authority- y del Prof. Thomas D. Clark en la University of Kentucky. Posteriormente, Gazaneo fue uno de los profesores argentinos que recibieron en Buenos Aires a Walter Gropius, Richard Neutra y otros colegas relevantes.

A partir de 1965 sus viajes de estudio lo llevaron a Japón, India, Irán, Egipto, Grecia, Turquía y muchos otros países. Durante uno de sus viajes, fue recibido por Le Corbusier en su atelier de 35, rue de Sèvres, Paris, en el momento en que proyectaba el Hospital para Venecia.

Pionero de la Preservación del Patrimonio en la Argentina
Además de su labor como docente e investigador, su maestro Buschiazzo había desplegado una intensa labor en materia de restauración y mantenimiento de monumentos históricos, en el ámbito del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Profesor visitante en los Estados Unidos, uno de sus últimos trabajos se situó en el exterior y tuvo mayor tamaño: el plan para la restauración del casco histórico de la ciudad de San Juan de Puerto Rico.

Fallecido Buschiazzo, en 1971 Gazaneo volcó gran parte de su acción como investigador, como profesional y en como docente, a la preservación del patrimonio arquitectónico, ya con un pensamiento sistémico innovador, propio de las nuevas generaciones de especialistas que, en gran medida, reconstruyeron ciudades y monumentos europeos después de la Segunda Guerra Mundial. Buschiazzo había logrado ocupar un papel importante entre los historiadores; Gazaneo pasó a ocuparlo entre los especialistas en preservación.

En 1964, como resultado del II Congreso Internacional de Arquitectos y Técnicos de Monumentos Históricos, reunido en Venecia, fue creado el International Council of Monuments and Sites -ICOMOS-, organismo técnico especializado de carácter internacional y vinculado a la UNESCO. La nueva institución ya no reunía sólo expertos en edificios antiguos, sino que enfocaba a la preservación del patrimonio como una política pública de carácter social destinada a conservar y acrecentar la cultura, mejorar la calidad de vida y estimular el arraigo y la prosperidad con un sentido universalista en los principios técnicos y localizado en cuanto a la tutela de los valores propios de cada comunidad. En 1964 el ingeniero y arquitecto Piero Gazzola, fue nombrado presidente fundador del ICOMOS mundial: a él se debió en la mayor medida el salvataje de los templos egipcios de Abu Simbel, que se habrían perdido definitivamente cuando en 1959 la decisión de construir la gran represa de Asuán los habría sumergido.

En 1972 el Consejo del ICOMOS propuso al Arq. Jorge O. Gazaneo como responsable de la organización del comité argentino del organismo. Creada en 1973 la organización no-gubernamental argentina, Gazaneo la presidió durante tres períodos consecutivos.

A nivel internacional, fue miembro electo del Comité Consultivo, primero, y Comité Ejecutivo, después, del ICOMOS Internacional, ejerciendo la vicepresidencia para la región latinoamericana por tres períodos sucesivos y por otros dos como Secretario General de Finanzas. Posteriormente, en el plano técnico, se desempeñó en los comités internacionales del Icomos de formación de recursos humanos y de patrimonio y turismo.

En 1989 el comité de investigaciones y publicaciones del ICOMOS lo elige como Director Científico y Técnico para organizar, diseñar y coordinar la colección “Herencia de la Humanidad”, en 20 volúmenes – iniciativa que luego apoyarían Patrimonio Mundial y la UNESCO. A esa colección pertenece su libro “Las Misiones Jesuíticas del Guayrá” (Buenos Aires, Patrimonio Mundial – Unesco – Icomos – Manrique Zago, 1993) del cual es Director científico

Su labor internacional como especialista en el rescate y reciclaje de arquitectura de los siglos XIX y XX, se prolongó perteneciendo a grupos de trabajo como el Comité para la conservación del patrimonio industrial (TICCIH), el Comité para la documentación y conservación del Movimiento Moderno (DOCOMOMO) y el especializado en Art Nouveau – Beaux Arts.

En el ámbito universitario, en 1980 Gazaneo fundó y organizó en el Instituto de Arte Americano (FAU-UBA) el Centro para la Conservación del Patrimonio Urbano – Rural (CECPUR), que, desde 1984 adquirió independencia en el marco de la Secretaría de Investigación de la Facultad. Fue, en su momento, el primer centro de investigación especializado de la región del Cono Sur americano y el segundo de Latinoamérica, después del creado en México.

Profesores visitantes
Como parte de la planificación trazada por el arquitecto Gazaneo para introducir en la Argentina la especialización en Preservación del Patrimonio, en 1976 comenzó a organizar cursos y seminarios de capacitación para estudiantes y graduados, a los efectos de formar el primer núcleo de futuros investigadores, profesores y expertos en la materia.

El primero de estos cursos planeados por Gazaneo fue dictado en Buenos Aires en 1976, en el ámbito del Comité Argentino de ICOMOS, por el Profesor Ingeniero Roberto Di Stefano, Director de la Escuela de Perfeccionamiento en Restauro de Monumentos de la Universidad Técnica de Nápoles, Italia. Di Stefano, ingeniero especializado en consolidación de estructuras de monumentos históricos, había sido también colaborador de Roberto Pane en la dirección de revista Napoli Nobilissima, fundada por el filósofo Benedetto Croce. Miembro fundador en 1964 y presidente (1987-1990 y 1999-2002) de ICOMOS, tuvo un papel protagónico en la consolidación de la Torre de Pisa.

También en 1976, Gazaneo organizó un seminario en Buenos Aires a cargo del arquitecto inglés Donald Insall, responsable de la puesta en valor de los centros históricos de Chester y Bath. En 1978, también invitado por Gazaneo, el Profesor Neil Cossons -historiador, arqueólogo industrial y Director del Museo de Ironbridge- dictó en Buenos Aires un curso sobre “Arqueología Industrial”. Posteriormente llegaron Sherban Cantacuzino y otras personalidades destacadas del campo de la preservación.

Profesor de Posgrado
En 1980, como culminación de este plan previo, el Arq. Gazaneo fue el creador de la Carrera de posgrado para la Conservación y Reciclaje del Patrimonio Urbano y Rural, de la cual fue nombrado primer Director, labor que continúa 37 años después, habiendo formado 35 camadas de especialistas en la disciplina. En 1964 se habían iniciado los cursos de especialización en preservación del patrimonio en Columbia, en 1975 se creó su equivalente en Cornell, en 1976 en Boston y en 1979 en Michigan y en Savannah.

En la UBA, la carrera, destinada a la formación de expertos en restauración y refuncionalización patrimonial fue creada en base a las pautas y políticas de formación trazadas internacionalmente por UNESCO, adecuándolas a la realidad local. Entre sus egresados se cuentan muchos profesionales de otros países americanos.

Asimismo, el Arq. Gazaneo estableció las bases de los estudios arqueológicos subacuáticos y de fotogrametría arquitectónica en el país, colaborando en la constitución de grupos de trabajo y organismos idóneos en esos campos que hoy están incorporados al accionar argentino en el plano mundial.

Cargos
El arquitecto Jorge O. Gazaneo desarrolló toda su labor profesional y académica en el ámbito universitario, en organismos técnicos nacionales e internacionales y en la actividad privada. Durante un corto período fue Miembro Titular del Consejo Asesor Científico y Tecnológico de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Nación y también fue Miembro de la Comisión Asesora de Arquitectura del CONICET – Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

En el plano de políticas culturales referentes al patrimonio, fue el representante argentino, desde 1984 -y ratificado nuevamente en 1989- ante el comité de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas, del que ocupó la presidencia a nivel mundial. Desde 1982 era ya Miembro del jurado técnico y experto para la Convención del Patrimonio Mundial.

Premios
El Arq. Jorge O. Gazaneo ha sido distinguido con diversos premios y distinciones nacionales e internacionales, entre ellos: Diploma de Honor del Centro Argentino de Paisajistas; Diploma de Honor del Comité Méxicano del Consejo Internacional de Monumentos; Placa de Honor de la Universidad Católica de Petrópolis, Brasil; Placa de Honor del Comité Polaco del Icomos; Gran Premio Internacional por servicios en el campo de la Preservación Patrimonial, Varsovia, 1980; Miembro de Honor del Icomos, designado por la Décima Asamblea General del Icomos reunida en Colombo, Sri Lanka, en 1993.

Autoridad internacional
A comienzos del siglo XXI, el arquitecto Gazaneo realizó un nuevo y notable aporte a la preservación del patrimonio cultural de nuestro país: la restauración de la Basílica de Luján, el mayor monumento eclesiástico de la Argentina y el más notable edificio neogótico del país, construido a partir de 1890. A tono con las obras realizadas a nivel mundial como la restauración de York Minster -dirigida por  Bernard Fielden-, la investigación de campo en la Catedral de Lichfield -del Prof. Dieter Kimpel-, la puesta en valor de Westminster y del Parlamento en Londres, y la restauración de la “Votiv Kirche” de Viena, del arq. Heinrich von Ferstel, Gazaneo encaró la obra de Luján como una labor profesional de alta tecnología.

Las tareas se iniciaron en 2005 y se terminaron en 2017. Durante esos años, no sólo se llevaron a cabo los trabajos minuciosamente y con estricto cuidado en la tutela patrimonial, sino que para ello se emplearon los servicios tecnológicos más vanguardistas en uso por la especialidad, como los análisis gammagráficos y termográficos, los relevamientos fotogramétricos -de mensura y deterioros-, la prospección de suelos por georadar y verificaciones, ensayos y cálculos sobre los materiales y elementos constructivos realizados en obra y en laboratorio como los más avanzados sistemas digitales.

Al término de las obras, la intervención en la Basílica también tiene su libro documental: “Restauración y puesta en valor del monumento nacional Basílica Nuestra Señora de Luján", elaborado por los arquitectos Jorge O. Gazaneo y Rodolfo Morello, editado oficialmente en 2017.

La obra y la publicación, ejemplares a nivel internacional, vuelven a poner de relieve las ideas y las intenciones del Arq. Gazaneo de que el país, en la materia, esté a la altura de las mejores realizaciones mundiales.

Única personalidad del país en presidir Patrimonio Mundial de Naciones Unidas, su labor, dentro de las estructuras institucionales técnico-culturales, lo llevaron a desarrollar más de 15 misiones de expertos, a participar en una treintena de congresos científicos en el plano internacional y a desarrollar tareas de conducción y misiones especiales a requerimiento de diversos gobiernos y organismos como la Unesco y OEA.

Al mismo tiempo, desde esas posiciones, tuvo un papel de importancia inscripta en el espíritu universalista fundacional de los organismos internacionales como UNESCO, en momentos cruciales como el que siguió a la reconstrucción de Europa en la Posguerra, la caída del comunismo en los países del Este y numerosos procesos en los cuales el entendimiento entre expertos culturales pudo preservar valores amenazados o dañados por conflictos políticos y bélicos y también proteger la vida, la libertad y la dignidad profesional de no pocos de aquellos expertos también en riesgo.

El arquitecto Jorge Osvaldo Gazaneo, quien siempre ha sido un universitario notable, y siempre ha sostenido que, por encima de trabajos y ocupaciones, “la Universidad es esencialmente una aventura intelectual”.

En 2017, la Asociación de Ex Alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires (cuyo lema es Hermanos en el aula y en la vida), le confirió el Premio al Mérito 2017, en reconocimiento a su trayectoria profesional, universitaria y cultural, considerándola consecuente con aquellos propósitos con que Bartolomé Mitre y Amadeo Jacques fundaron el Colegio en 1863.

Publicado:
моментальный займ на карту без проверок