Institucional

SEDE CENTRAL
Montevideo 938, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4813-2375 4812-3986/5856
contacto@socearq.org

Horarios:
Biblioteca de lunes  viernes de 13 a 20 hs.
Servicio de fotocopias de 13:30 a 19:30 hs.
Socios de 14 a 21 hs.
Clientes y proveedores de 14 a 21hs.
Secretaría de 12 a 20 hs.
Cursos de 10 a 20hs.

CISCA (Centro de Informática de la SCA) de 9:30 a 19:30 hs.

MARQ. Museo de Arquitectura y Diseño
Av. del Libertador 999 (esquina Av. Callao), Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4800-1888
Horarios: de martes a domingos de 14 a 20 hs.
museo@socearq.org

NOTICIA

Arq. Juan Molina y Vedia. Su fallecimiento

Arq. Juan Molina y Vedia. Su fallecimiento

Con profunda tristeza recibió la matrícula toda la noticia del fallecimiento del Arq. Juan Molina y Vedia el 24 de mayo último. Profesor universitario, investigador, maravilloso docente y realizador de una arquitectura conceptualmente funcional y honesta como pocas, desde hace treinta años desarrollaba su labor profesional junto con la Arq. Silvia Batlle Planas.

Egresado de la UBA en 1957, ejerció la docencia desde temprano, tanto en la historia de la arquitectura como en el Diseño, con la convicción de descubrir en el alumno los conceptos proyectuales que le eran propios, y guiarlo en ese sentido. Lejos de establecer “academias” en sus talleres de Arquitectura (fue uno de los titulares del Taller Nacional y Popular de los primeros 70 y, vuelto a la FADU en el 84, fue titular junto al Arq. Jaime Sorin hasta el presente-, Molina y Vedia sabía guiar con las preguntas más acertadas a los alumnos a resolver por si mismos cuestiones de proyecto, con razonamientos de análisis crítico desde lo cotidiano y lo esencial.

Supo mostrar cómo existía otra arquitectura argentina que merecía ser valorada más allá del purismo corbusierano o el Beaux Arts, con sus investigaciones sobre Bereterbide, Vautier y los racionalistas de la primera mitad del siglo XX argentino. Auotres que podían ser tomados como academicistas por ciertas modalidades estilísticas pero que, sin embargo, no se dejaban llevar por recursos estéticos. La actitud de racionalidad en la arquitectura de aquellos maestros fue lo que Molina y Vedia rescató siempre, e incluso puso en práctica en sus propias obras.

Así lo testimonia no solamente su casa particular, a partir de una vivienda de 1915, sobre la Avda. Gral Paz, sino la escuela Tiempos Modernos, en Banfield, las distintas obras hospitalarias de diversa escala, desde la Clínica Colegiales hasta el hospital de Morón –siempre con la Arq. Batlle-, o las viviendas respetuosas de su implantación, del entorno natural, y de la economía de recursos que las hacía sustentables.décadas antes de que se comenzara a hablar de sustentabilidad.

En 1990, en momentos en que la arquitectura argentina se veía cruzada por ciertos formalismos, sostenía Juan Molina y Vedia que el aprendizaje debe basarse siempre en principios, y no en formas extraídas del catálogo de la historia; permanentemente afirmó su creencia en la necesidad de una “higiene mental por parte de arquitectos y estudiantes, de una capacidad para distinguir lo fundamental de los accesorios estilísticos que tornan confusos y superficiales los diseños de arquitectura”.

No son casuales los temas de sus varios libros, entre ellos, aquellos sobre Luis Barragán y Fermin Bereterbide, Mi Buenos Aires herido –esa reflexión sobre las cicatrices que los sucesivos planes urbanísticos dejaron en la ciudad-, o Potrero, donde los recuerdos de la Buenos Aires de su infancia se mezclan con verdaderos análisis críticos.
Un Maestro que predicaba con el ejemplo, en su obra, en su pensamiento y en su accionar como persona. Integró el Colegio de Jurados de la SCA durante largo tiempo.

Publicado:
powered by Stero market