Conferencias, Debates y Mesas Redondas: Propuesta de readecuación del borde costero de Buenos Aires

El jueves 18 de agosto se realizará en la SCA, en el marco de los avances del Modelo Territorial para la Ciudad de Buenos Aires, la presentación de Propuestas de readecuación del borde costero según el nuevo mapa territorial de la Ciudad de Buenos Aires.

ver más »

CEDE - Centro de Estudios de Espacios Educativos: CEDE | Enfermedades Transmitidas por el Agua

Agua microbiológicamente segura.
Es el agua que está libre de todo microorganismo patógeno (o capaz de causar enfermedades) y de bacterias características de la contaminación fecal. Aunque el agua tiene muchos usos beneficiosos, el uso doméstico (para beber, cocinar, limpiar y bañarse) es especialmente importante, debido a su relación con la enfermedad y la salud.La existencia de agua potable microbiológicamente insegura constituye un grave problema de salud pública en América Latina, pero se puede reducir la incidencia de enfermedades por contaminación microbiana del agua, si se suministra agua microbiológicamente salubre y se cuenta con mayor higiene personal y doméstica, y con una participación comunitaria más sólida. El término microbio o microorganismo designa a organismos tan diminutos que no pueden observarse a simple vista.

Qué hacer para asegurar que el agua sea microbiológicamente salubre
La respuesta no es fácil. Para asegurarnos de tener agua potable, es necesario el esfuerzo conjunto de las personas, comunidades y gobiernos. Tengan en cuenta que, al hacerlo, no sólo reducen la incidencia de las enfermedades transmitidas por el agua, sino que pueden aumentar su calidad de vida. Para garantizar un suministro de agua salubre es necesario seguir ciertas reglas sencillas, entre las que se encuentran la necesidad de partir de las fuentes de mejor calidad y protegerlas, desinfectar el agua de forma continua, y que tanto ustedes como sus comunidades colaboren totalmente en el proceso.Uno de los principales riesgos para la calidad del agua, es la eliminación inadecuada de excretas. Las principales enfermedades de origen microbiano contraídas por el consumo de agua son adquiridas por la vía fecal-oral. Entre ellas se encuentran la tifoidea, la hepatitis A y el cólera, cuyos nombres todos conocemos. El criptosporidio es un parásito relativamente nuevo, transmitido por el agua, cuya existencia se conoce desde 1976, y cabe mencionar que los brotes de enfermedad producidos por el mismo, están volviéndose cada vez más comunes. La transmisión de todas estas enfermedades puede ocurrir por:
- Ingestión directa del agua contaminada.
- O de forma indirecta, por medio de los alimentos o bebidas que hayan entrado en contacto con agua contaminada.
- Por ingerir accidentalmente agua al nadar o en otras actividades recreativas.

Una vez que la persona ingiere agua contaminada, la mayoría de los microorganismos se multiplican en el aparato digestivo y se excretan en las heces.Si no se dispone del saneamiento adecuado, dichos microorganismos pueden llegar a las corrientes de agua e infectar a otras personas. Los que corren mayor riesgo son los lactantes y niños pequeños, así como las personas que viven en condiciones insalubres, los enfermos y los ancianos. Los síntomas pueden variar, pero generalmente incluyen diarrea, que es una de las principales causas de muerte en nuestros días. A continuación se mencionan algunas de las causas y síntomas de la enfermedades transmitidas por el agua más comunes en la Región

Tifoidea
Esta enfermedad infecciosa se caracteriza por fiebre continua. Otros síntomas son diarrea o estreñimiento, cefaleas, dolores musculares y fatiga. La tifoidea es transmitida por los alimentos o el agua contaminada por las heces de una personas que padezca la enfermedad o sea portadora de la misma. Los pescados y mariscos y la leche son también medios de transmisión importantes, Cualquiera puede contraer esta enfermedad.

La Hepatitis A
Se trata de una enfermedad vírica sumamente contagiosa que causa una infección hepática leve. Los síntomas pueden ser fiebre, náusea, dolores abdominales, pérdida del apetito e ictericia. La transmisión quizá ocurra por contacto directo de persona a persona, por consumo de agua o hielo contaminados, o por pescados y mariscos cosechados en agua contaminada con aguas residuales, o por frutas, hortalizas u otros alimentos que se comen sin cocinar, si estos se han contaminado durante su manipulación

Cólera
Es una enfermedad diarreica aguda, causada por infección intestinal. Es probablemente la más conocida de las enfermedades diarreicas, ya que la mayoría de las personas han oído hablar de ella. La infección suele ser leve y sin síntomas, pero puede ser grave. Puede contraerse de casos activos de la enfermedad o de sus portadores, simplemente con ingerir alimentos o agua contaminados. También se sabe que el cólera se transmite por ingestión de pescados y mariscos crudos. Esta enfermedad no se propaga directamente de una personas a otra, por lo que no se corre riesgo de contraerla mediante el contacto social ordinario con una persona infectada.

Criptosporidiosis
El criptosporidio es un parásito que se encuentra comúnmente en lagos, ríos, arroyos y estanques, especialmente cuando el agua ha sido contaminada con aguas residuales y desechos de animales. La infección puede contraerse de varias maneras: al beber agua contaminada, o comer alimentos crudos o poco cocinados que hayan sido contaminados con oocistos (una especie de huevo que constituye la etapa infecciosa del parásito) de criptosporidio; por contacto directo con las heces animales o seres humanos infectados; o por transferencia mano-boca de los oocistos presentes en superficies que hayan sido contaminadas con pequeñas cantidades de heces de una persona o animal infectados. Los síntomas son diarrea, náusea, retortijones y fiebre baja. Hasta la fecha no se conoce ninguna forma segura y eficaz de tratamiento para esta enfermedad.

Nueve formas de prevenir las enfermedades transmitidas por el agua

Las enfermedades transmitidas por el agua no se propagan exclusivamente por agua contaminada o por vía fecal-oral, sino que también pueden transmitirse debido a prácticas poco higiénicas y por contaminación de los alimentos. La propagación de las enfermedades transmitidas por el agua puede tener lugar por contaminación con excretas del abastecimiento público de agua. Pueden enfermarse al mismo tiempo muchas personas, por lo que es importante que las comunidades y los individuos tomen medidas para protegerse. La mayoría de las enfermedades transmitidas por el agua pueden prevenirse con ciertas precauciones sencillas. Recuerden que el conocimiento en sí no tiene un efecto preventivo, si no se toman medidas al respecto. He aquí algunas precauciones:
1. Hervir o clorar toda el agua potable.
2. Usar agua potable para la preparación de alimentos y para beber.
3. Usar jabón y ceniza para lavarse muy bien las manos antes de preparar, servir o comer alimentos.
4. Guardar el agua en un envase limpio con una abertura pequeña, la cual debe estar cubierta. El agua limpia puede contaminarse de nuevo si no se almacena debidamente.
5. No comer nunca pescados y mariscos crudos o poco cocidos, en particular si provienen de aguas contaminadas.
6. Lavarse las manos con jabón y ceniza después de ir al inodoro.
7. No comer nunca crudas las frutas u hortalizas cultivadas en tierras que se hayan regado o contaminado con agua residuales.
8. Comprar alimentos y golosinas únicamente de vendedores que tengan envases de agua potable en buen estado, y que envuelvan el producto que venden y observen buena higiene personal.
9. Después de cambiar los pañales del bebé, hay que lavarse bien las manos con abundante jabón y agua caliente, aunque se hayan usado guantes.

Fuentes de agua
Para obtener agua microbiológicamente salubre, tanto la gente como las comunidades deben usar fuentes de la mejor agua posible. Por fuente de agua se entiende el lugar de donde se obtiene el agua. Si recorren largas distancias desde su casa a un arroyo, río o estanque para llenar una vasija, y luego vuelen a su casa, esa es su fuente de agua. Si el agua que consumen se bombea de un pozo profundo y luego se almacena en un gran tanque, para ser procesada en una costosa planta de tratamiento y luego distribuirse mediante tuberías a sus hogares, esa es su fuente de agua. Sea cual fuere la fuente, existe el riesgo de contaminación del agua si esta no se protege debidamente.Vemos agua en la superficie, en forma de ríos, arroyos, océanos y masas de agua estacionaria, como son los lagos y embalses. Incluso la lluvia se considera una fuente de agua superficial. El agua también corre bajo la tierra, donde constituye lo que se llama aguas subterráneas. Las comunidades y los individuos en toda la Región, desde los pueblos pequeños hasta las principales zonas metropolitanas, dependen de ambos tipos de agua, y si se abusa de ella o se utiliza indebidamente, se pone en riesgo la calidad del agua y de la salud. La fuente de agua debe estar lo más libre posible de contaminación bacteriana, la cual proviene primordialmente, y en la mayoría de los casos, de materia fecal.

¿Cómo contaminamos nuestras fuentes de agua?

Agua superficial
En las comunidades donde el agua potable proviene de una cuenca hidrográfica, es importante que ésta se encuentre libre de desechos de origen humanos y animal. No es apropiado que haya letrinas, fosas sépticas ni animales en la vertiente de captación hidrológica que constituye la fuente de abastecimiento de agua potable, ya que ello daría lugar a contaminación fecal y no podría utilizarse el agua para beber.Las principales fuentes de contaminación del agua superficial son las siguientes:
· Contaminantes domésticos: La escorrentía de aguas residuales procedentes de fosas sépticas de los hogares puede ir a parar a canales cercanos. Muchas comunidades no pueden tratar sus aguas residuales, con lo que se contamina el agua superficial. Asimismo, muchas ciudades en la Región continúan vaciando grandes cantidades de desechos sin tratar, en los ríos y mares que las rodean, por lo que estos contienen bacterias y otros organismos que pueden ser nocivos para la salud humana. Ello se debe en parte al alto costo del tratamiento de aguas residuales.
· Contaminantes industriales: Los desechos y las aguas residuales generados por la industria pueden desembocar en la fuente de agua. Se denomina contaminantes industriales, a los desechos industriales que se descargan directamente en las corrientes receptoras. El tipo de contaminante depende de la naturaleza de la industria, y puede incluir cualquier cosa, desde productos químicos tóxicos hasta aguas cloacales sin tratar.
· Agricultura y ganadería: Los desechos del ganado que pasta cerca de fuente de agua, frecuentemente acaban en las corrientes de agua. Una de las principales fuentes de contaminación fecal, que afecta a lagos y arroyos en cuencas hidrográficas rurales, es la materia fecal arrastrada de los corrales de engorde y criaderos de aves por la escorrentía superficial creada por la lluvia.
· Inundaciones: Si bien es cierto que ustedes no tienen ningún control sobre estos desastres naturales, las inundaciones pueden introducir aguas residuales, basura y escorrentía agropecuaria en el suministro de agua, lo cual incrementa el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, en especial las diarreicas.

Aguas subterráneas
Los pozos son la principal forma de acceso a los depósitos de agua subterránea. Un pozo es sencillamente un orificio perforado en un acuífero para bombear o sacar agua. El servicio público de agua, o las empresas que la suministran, perforan pozos a través de tierra y roca para llegar a los acuíferos subterráneos. Lamentablemente, estos se hallan sujetos a contaminación procedente de la superficie. Los pozos son el principal medio de extraer el agua subterránea; si no se cubren o quedan mal cubiertos, puede ponerse en riesgo la calidad del agua que contienen. En los párrafos siguientes se describe el origen de la contaminación más grave de las aguas subterráneas.
· Sistemas sépticos: Constituyen la forma más común de contaminación de las aguas subterráneas y se consideran la mayor fuente de descarga de aguas residuales en la tierra. En muchas zonas, la gran cantidad de estos sistemas aumenta la posibilidad de contaminación de las aguas subterráneas. Muchas fosas sépticas están frecuentemente sobrecargadas y funcionan mal. El efluente con frecuencia se descarga directamente en los canales y corrientes de agua, y luego los contaminantes van a parar al acuífero subyacente. Otras formas de eliminación de aguas residuales pueden ser aún más peligrosas, ya que a menudo se vierten directamente en el suelo y llevan consigo microorganismos patógenos que son causa de muchas enfermedades humanas.
· Desechos industriales: La evacuación indebida de desechos industriales ha dado lugar a la contaminación de algunas fuentes de aguas subterráneas. Cuando una corriente de agua se contamina por desechos industriales, el agua de los acuíferos adyacentes puede verse afectada. Esto se debe a que algunos depósitos de aguas subterráneas se recargan por infiltración procedente de corrientes de agua.
· Vertederos sanitarios: La infiltración en el suelo de lixiviado procedente de vertederos mal construidos, o desechos de animales en corrales de engorde puede ser el origen de microorganismos patógenos que pasan a las aguas subterráneas y las contaminan.

Lamentablemente, debido a que las aguas subterráneas no están a la vista, es muy difícil saber si están contaminadas o no.

¿Existe alguna prueba para evaluar la calidad microbiológica del agua?
Si. Habrá quien se pregunte si ¿es posible saber a simple vista si el agua es potable? y ¿cómo se puede saber si el agua es microbiológicamente segura? Se utilizan varios indicadores para garantizar la calidad del agua que bebemos, debido a que existen muchos factores que deterioran dicha calidad (ya sea intencional o accidentalmente). La presencia de bacterias coliformes es uno de los indicadores que permiten evaluar la calidad microbiológica del agua potable. Las coliformes son un grupo específico de bacterias que se encuentran principalmente en el intestino y las heces de los seres humanos y los animales. Estas bacterias se usan ampliamente como microorganismos indicador de la presencia de materia fecal en el agua, lo que implicaría la posibilidad de que existan bacterias patógenas (es decir, causantes de enfermedades). La presencia de cualquier bacteria coliforme en el agua potable se considera indicativo de que, o bien el tratamiento ha sido insuficiente, o se ha introducido material nocivo en el agua después de tratarla. Casi siempre, la ausencia de bacterias coliformes en el abastecimiento público de agua se interpreta como prueba que esta es apta para el consumo, está libre de elementos patógenos y no representa un peligro de propagación de enfermedades infecciosas de transmisión hídrica.

Temas a tratar
1. Formen grupos e investiguen, mediante referencias bibliográficas, las características de los diversos usuarios de agua en su país y la forma en que contribuyen a la contaminación.
2. Averigüen los problemas de abastecimiento de agua y contaminación en su comunidad. ¿Cómo puede mejorar la situación?
3. Entérese de sí hay ciudades o pueblos en su región que vacíen aguas residuales sin tratamiento previo en corrientes de agua.

¿Por qué medimos las bacterias?
La prueba de las bacterias coliformes explora la posibilidad de que existan microorganismos patógenos, dada que no es factible analizar el agua con respecto a todo tipo de bacterias que causan enfermedades.

Reglas de oro para preservar la inocuidad del agua:
· No se debe defecar ni orinar en una fuente de agua de beber o bañarse, ni cerca de la misma.
· Hay que mantener a los animales apartados de las áreas de recolección de agua. · El agua que se utilice para beber debe siempre hervirse o clorarse previamente, y mantenerse cubierta para protegerla contra las moscas y el polvo. Los microbios que causan la diarrea mueren o se tornan inactivos cuando el agua se clora o hierve a borbollones.
· El agua almacenada para el consumo humanos debe guardarse en un envase limpio y herméticamente cerrado. Asegúrense de no tocar el agua con las manos, y laven el envase y cambien con regularidad el agua.
· Las letrinas deben constituirse a suficiente distancia de los hogares, los pozos y las fuentes de agua (ríos, estanques, arroyos), para que el agua de beber y bañarse no entre en contacto con material fecal, que causa diarrea, cólera, tifoidea y disentería.

Contaminantes químicos
Aunque el principal riesgo que el consumo de agua presenta para la salud humana es de origen bacteriano, la contaminación química de los recursos hídricos puede dar como resultado graves problemas. Entre los contaminantes químicos se encuentran los metales, los minerales y otras sustancias, tanto orgánicas como inorgánicas. Varias sustancias químicas potencialmente nocivas entran diariamente en el cuerpo humano en su contacto normal con el medio ambiente, y pueden constituir un peligro para la salud si se encuentran en cantidades suficientemente altas en el agua que bebemos.

¿Cuál es la gravedad de dicho peligro?
Bien, esto depende de diversos factores, como la cantidad de agua ingerida, el peso de la persona y la cantidad de la sustancia introducida en el agua potable. Entre los contaminantes químicos que merecen especial mención están los que se utilizan en la agricultura y los metales pesados, en particular el mercurio y los nitratos.
Productos agroquímicos: El uso excesivo de plaguicidas, herbicidas y otros compuestos químicos en la actividad agrícola puede reducir el aprovechamiento de la tierra y las aguas superficiales. La presencia de nitrato y nitrito en el agua puede deberse al uso excesivo de estos productos químicos, o de su lixiviación en los recursos hídricos procedente de las aguas residuales u otros desechos orgánicos. Los efectos de dichos contaminantes son difíciles de detectar en el género humano, pero pueden entrañar un riesgo para la salud, aunque sea discutible si causan cáncer, defectos congénitos, o daño hepático o renal.
Metales pesados: Se han encontrado altas concentraciones de metales pesados (plomo, mercurio, cobre y oro) en masas de agua en América Latina y el Caribe. Ello se debe a que la minería se encuentra entre las principales industrias de muchos de los países en la Región. El agua extraída de las minas, el lixiviado procedente de los lechos de mineral, y los residuos y sedimentos de mineral son la principal causa de la contaminación del agua por materia inorgánica, especialmente en lo que se refiere a metales pesados. Entre las consecuencias sanitarias relacionadas con la minería y el procesamiento de minerales se encuentran la presencia de niveles peligrosos de mercurio en el pescado y la leche materna. También se han notificado efectos neurológicos, que supuestamente han tenido lugar por exposición de vapores de metales y por la ingestión de alimentos contaminados.
Nitratos: Los nitratos van a parar al agua procedente de fertilizantes, aguas residuales y heces de animales. Si están presentes en el agua de beber en concentraciones suficientemente altas, pueden representar un riesgo para la salud de los lactantes y quizás de niños mayores. Los nitratos pueden causar meta hemoglobinemia, una enfermedad sanguínea.
Para proteger su fuente de agua de contaminantes químicos se debe:
Evitar el uso de productos domésticos peligrosos

Muchos de los productos que se usan en los hogares, y en concreto los productos químicos, son inocuos y no dañan el medio ambiente; pero en algunos casos, cuando estos productos se utilizan en exceso o se desechan incorrectamente, pueden ser nocivos para el ambiente. Es necesario desechas dichos productos tóxicos debidamente, para impedir que constituyan un peligro ambiental, o que vayan a parar el agua o los alimentos.
· Traten siempre de usar completamente el contenido de los envases de productos como los limpiadores de la taza del inodoro, blanqueadores, limpiadores de óxido, pinturas, solventes, limpiadores de alfombrar y muebles, barnices y pegamentos y, si nos los usan, regalen a otras personas lo que les quede.
· Nunca tiren cosas como pañales desechables, seda dental o cabello en el inodoro, porque pueden crear muchos problemas en la planta de tratamiento de aguas residuales. Todo eso hay que tirarlo en el cubo de la basura.
Eviten el uso de plaguicidas y materiales peligrosos en su jardín, patio y en la explotación agropecuaria
Los plaguicidas y los materiales peligrosos pueden acumularse en las aguas subterráneas y penetrar en la cadena alimentaría, y son tóxicos para distintos seres vivos, especialmente cuando no se usan siguiendo las instrucciones dadas en el paquete, o cuando se descartan los envases vacíos sin las debidas precauciones.
Nunca vacíen productos peligrosos en las alcantarillas de agua de lluvia
Recuerden que dicha agua se recoge en colectores pluviales subterráneos y va a parar directamente a los lagos y las corrientes de agua cercanas, los cuales son importantes hábitat para los peces y la fauna silvestre.
· Desháganse de aceites, detergentes, pinturas, disolventes y otros productos en los establecimientos de reciclaje o los lugares destinados para ello en su municipio. Si su comunidad no cuenta con dichas instalaciones, promuevan la idea de crear estos establecimientos de reciclaje. Esta es una oportunidad para proteger el agua que consumen. No se dejen engañar por la cantidad de agua que vean a su alrededor: la disponibilidad de agua limpia y utilizable es limitada. En el ámbito individual usamos muchos productos peligros, como medicinas, aceites de motor y pinturas. Al usuario le parece que la cantidad es pequeña, pero se vuelve significativa cuando se libera en el medio ambiente.Ya sea que la fuente de agua que utilicen ustedes y sus comunidades sea superficiales o subterráneas, es importante tomar todas las medidas apropiadas para protegerla.

Desinfección del agua
No obstante las precauciones que se toman para proteger las fuentes de agua, en muchos casos las aguas (especialmente las superficiales) no son potables en su estado natural, a menudo requieren algún tipo de tratamiento. El agua destinada para el uso doméstico, incluida el agua de beber, tiene que estar libre de microorganismos y concentraciones de productos químicos que sean peligrosos para la salud humana, o que hagan que el agua tenga mal sabor, olor o aspecto. El tratamiento del agua es el proceso de depuración para convertirla en agua potable (es decir, apta para el uso y consumo humano). La desinfección continua siendo el método más eficaz y más común para tratar el agua que pueda estar contaminada por microorganismos patógenos.
El agua puede desinfectarse por medios físicos o químicos:
· La ebullición. Para lograr la desinfección total del agua, es necesario hervirla durante un minuto. Los microorganismos patógenos se destruyen en su totalidad al someter al agua a un fuerte hervor, pero la ebullición tiene muchos inconvenientes, como el hecho de que sólo es un método práctico para pequeñas cantidades de agua. Por ejemplo, cuando no resulta práctico hervir el agua, debe recurrirse a la desinfección química.
· Procedimientos químicos. Es posible desinfectar el agua contaminada si se la trata con productos químicos. El cloro, que puede eliminar la mayoría de los microorganismos patógenos, aunque no todos, es el desinfectante químico más ampliamente utilizado y se comercializa de muchas formas. El procedimiento consiste en añadir una cantidad pequeña de cloro en polvo o líquido al suministro de agua y dejar pasar treinta minutos para que tenga efecto sobre la contaminación existente. La lejía común líquida, de uso doméstico, contiene un compuesto de cloro que también sirve para desinfectar el agua. El modo de empleo aparece generalmente en la etiqueta; pero la lejía pierde su capacidad como desinfectante si lleva almacenada mucho tiempo.El preparado comercial de tabletas de cloro contiene la dosis necesaria para desinfectar el agua de beber y puede adquirirse en farmacias y droguerías, así como en centros de salud. Sigan las instrucciones de uso; si no existen, se usará un comprimido por cada cuarto de galón de agua que desee purificarse.
· La desinfección in situ. Proporciona una solución sencilla y asequible para el tratamiento y almacenamiento casero del agua de beber. Para ello hay que proporcionar a todos los hogares envases de agua especialmente diseñados para desinfectar y almacenar la cantidad básica de agua que necesiten.El diseño del envase tiene como fin prevenir la recontaminación de su contenido. El desinfectantes de cloro utilizado se producen localmente, partiendo de una solución de agua y sal. Los consumidores comprar el desinfectante en frascos directamente al agua en el depósito de su hogar.La desinfección en el ámbito doméstico puede reducir considerablemente la incidencia de las enfermedades transmitidas por el agua en las comunidades que carecen de un suministro de agua microbiológicamente sana.

Cloro residual
El cloro tiene varias ventajas como desinfectante, entre las que se encuentra el hecho de que es relativamente barato, eficaz y fácil de medir, tanto en laboratorios como en el terreno. Una ventaja adicional importante respecto a otros desinfectantes es que el cloro deja un residuo desinfectante que ayuda a prevenir la recontaminación durante la distribución, el transporte y almacenamiento doméstico del agua.Una manera sencilla de medir el cloro residual es mediante la técnica de comparación visual. El dispositivo comparador es básicamente una caja con una mirilla en su parte delantera y dos células en el campo visual de la misma. Hay dos tipos básicos de comparadores: el de disco, que contiene una rueda de vidrios coloreados, y el que consta de patrones líquidos en ampollas de vidrio.A continuación se muestran dos pruebas sencillas para medir el cloro libre residual, que ustedes pueden intentar hacer cuando visiten la planta de tratamiento de agua de su municipio. Pregunten al respecto.
Técnica del comparador visual
· Se coloca una muestra de agua en una cubeta o celda.
· Luego se pone la cubeta en el porta cubetas del comparador, el cual está alineado con los patrones de color.
· Se llena la segunda cubeta con la misma agua.
· Se agrega un compuesto reactivo a la segunda cubeta, siguiendo las especificaciones del fabricante.
· Se procede a agitar la cubeta (no más de 3 a 5 segundos) para mezclar el reactivo.
· A continuación se pone la cubeta en el comparador. Coloquen el comparador mirando hacia un lugar donde haya buena luz natural y hagan girar el disco hasta encontrar uno de los patrones de color que coincida con el color que se esté obteniendo mediante el reactivo. Lean de inmediato el valor del cloro libre presente en el agua, en mg/litro.Método de comparación del color
· Se enjuaga el comparador en el agua que se vaya a analizar, y luego se llenan los tubos de análisis y testigos hasta la línea marcada.
· Se añade un reactivo en forma de tableta o líquido y se agita debidamente para disolverlo. Puede que se necesite aplastar el comprimido con una varilla de vidrio limpia.
· Se compara el color rosado en el compartimiento de análisis con los patrones en el compartimiento testigo, mirando por el comparador en luz natural; y luego se expresa el resultado en mg/litro de cloro residual libre.
Colaboración para lograr la inocuidad del agua
El ciudadano común está poco informado y no participa en las decisiones que competen a su recurso natural más preciado, su abastecimiento de agua potable. No obstante, todos tenemos un papel importante que desempeñar para asegurar nuestro acceso a agua de buena calidad. Ustedes y sus comunidades pueden ayudar a impedir que se contaminen sus fuentes de agua potable, contribuir a garantizar que el agua que reciban sea microbiológicamente inocua, y que las decisiones que se hagan en el ámbito local sobre el agua potable, sean las mejores para usted y su familia. Para ello, ustedes y sus comunidades pueden tomar varias medidas:

Medidas en el hogar
· Infórmense. Entérense de dónde proviene el agua que consumen.
· Si les preocupa la calidad del agua que recibe, pueden hacer analizar el agua de su propio grifo, ya que es posible que algunas sustancias entren en el agua potable después ser tratada. El agua puede adquirir bacterias después de salir de la planta de tratamiento, ya sea en los sistemas de distribución o en las tuberías de su hogar.
· Si tienen un pozo, pueden hacer analizar el agua por un profesional. El agua de los pozos privados debe analizarse con regularidad para detectar la presencia de contaminantes.

Medidas en la comunidad
· Averigüen si su comunidad tiene programas para asegurar la protección de las fuentes de agua, así como el estado actual (calidad) de su suministro de agua, incluyendo las fuentes de contaminación existentes y posibles.
· Organicen grupos locales de voluntarios para colaborar en las actividades de protección de su fuente de agua. Estos grupos pueden ser especialmente idóneos para ancianos jubilados, grupos de jóvenes y otros interesados en proteger los lagos, ríos y aguas subterráneas locales que suministran agua pública potable.
· También pueden unirse varias comunidades vecinas para proteger el abastecimiento de agua que compartan. Pónganse en contacto con las organizaciones no gubernamentales (ONG) locales así como con el departamento de agua local, los líderes de la comunidad o la empresa local abastecedora de agua pública, para enterarse de cómo pueden colaborar, o sugerir actividades a realizar por asociaciones locales.
· Organicen visitas a su planta pública de tratamiento para conocer más sobre la fuente y el tratamiento del agua potable que consumen.

Conclusiones
El valor del agua radica en la posibilidad de que las personas puedan utilizar este recurso para fines provechosos. Para que el agua sea aceptable para el consumo humano, debe tener sabor agradable y, lo que es más importante, estar libre de cualquier elemento que pueda tener efectos adversos sobre la salud.Asimismo, el agua potable debe ser apropiada para otros usos relacionados con la vida humana, como son la higiene personal, el lavado de ropa y platos, etc.El agua es esencial para la vida, por lo que el consumidor debe disponer de un abastecimiento de agua satisfactorio. En la Región, los principales riegos para la salud humana relacionados con el consumo de agua contaminada son de tipo microbiano, aunque la importancia de la contaminación química no debe subestimarse.Para obtener agua segura, se necesita un esfuerzo conjunto de individuos y comunidades. Todos la usamos, y es nuestra responsabilidad asegurarnos de tener un abastecimiento de agua segura. Nuestras actividades en el ámbito individual y como miembros de la comunidad, repercuten en el agua y en nuestra saludLa protección de nuestro abastecimiento de agua contra la contaminación por desechos humanos y de animales, es un paso importante para asegurar la calidad del agua potable. Por ejemplo, la gente tiene que ser consciente de que la presencia de heces en los centros de población y cerca de los mismos es algo insalubre, peligroso e incómodo, ya que pueden ir a parar a los ríos, arroyos, estanques y pantanos, con lo que estas fuentes se vuelven inutilizables. Las personas que comparten con sus animales los lugares donde recogen agua, beben o se bañan, corren el riesgo de contaminar dicha fuente, con lo que se exponen a enfermedades transmitidas por el agua.Para estar sanos, es necesario beber agua de fuentes seguras y protegidas. Aunque el agua corra y parezca transparente, puede contener microbios patógenos que no sean visibles sin un microscopio. Si no se la protege y somete a tratamiento eficaz, se expone a la comunidad a trastornos intestinales y otro tipo de enfermedades infecciosas, es decir, a microbios que causan diarrea, disentería, cólera, etc. Para proteger a las personas y las comunidades contra estas enfermedades, se recomienda la desinfección continua del agua. Por ello deben asegurarse de que su agua sea desinfectada tanto en el ámbito comunitario como doméstico. Lo crucial en la desinfección, es que debe ser un proceso continuo. No se puede desinfectar el agua una sola vez y pensar que va a permanecer en dichas condiciones para siempre. El cloro es el desinfectante más comúnmente utilizado, y es sencillo de usar, además de que puede obtenerse fácilmente en farmacias y en los centros de salud. Si viven en una comunidad rural y obtienen su agua de un pozo, tengan en cuenta que también ésta puede contaminarse. El cloro es un método eficaz de desinfección.

Hydro UP Sinteplast